Ski Tour: Desde Chillan hasta el volcán Osorno

Octubre 2013
El grupo de austriacos llegó a Santiago, Alex los recibió el día anterior y yo me les uní al segundo día para dar una vuelta por la ciudad, ir al cerro Santa Lucía a comer mote con huesillo y para comenzar a conocer a los clientes. Temprano al día siguiente nos fuimos en el furgón camino a Las Trancas, a los pies de los volcanes Chillán. Llegamos a unas lindas cabañas donde nos acomodamos y explicamos a los clientes el recorrido que haríamos al día siguiente. Cenamos y nos acostamos temprano para descansar.
Tomamos desayuno a las 5 de la mañana y nos fuimos al centro de esquí, este iba a ser el mejor día así que habíamos decidido ir al nevado de Chillán, más largo y complicado. El valle de Changrila se encontraba con poca nieve así que partimos temprano desde el centro de esquí, remontamos las pistas y luego tomamos rumbo hacia el nevado, fue una larga mañana de mucho sol, la nieve estaba muy buena pero el trayecto era bastante largo. Finalmente llegábamos a la cumbre sin mayores dificultades, después de largas horas en esquí. A la bajada la nieve estaba muy húmeda pero agradable para esquiar. Abajo nos esperaba el furgón para ir de vuelta a ducharnos y ver el atardecer desde las Trancas.
Al día siguiente nos fuimos al centro de esquí, sería un día mas relajado ya que haríamos los volcanes Chillán viejo y nuevo que se encuentran mucho más cerca. En un par de horas ya salíamos de las pistas del centro de esquí para elegir una bonita ruta entre los canalones que llevaban al portezuelo de los volcanes. Finalmente solo subimos al Chillán nuevo, ya que el viejo no tenía nieve en su cumbre y no lo podíamos esquiar. 
Desde la cumbre disfrutamos de una espectacular esquiada en buena nieve de regreso nuevamente hasta el furgón.
Al día siguiente por la mañana partíamos rumbo al valle de Malalcahuello. Nos quedamos en Anden Rose, una bonita y agradable hostal, donde comimos bien y nos preparamos para la salida del siguiente día. En media hora, temprano por la mañana, nos encontrábamos a los pies del volcán Lonquimay, en el centro de esquí Corralco. Había nevado algo los últimos días así que la nieve estaba en perfectas condiciones. Randoneamos unas cuantas horas y sin dificultades llegamos a la cumbre. Era un lindo día, disfrutamos y sacamos muchas fotos en la cumbre admirando al cercano volcán Tolhuaca y la vista hacia el Llaima. Luego a esquiar! Descendimos las amplias laderas del volcán de vuelta al centro de esquí y de ahí al hostal.
Luego al Llaima, temprano, alrededor de las 5 am ya partíamos camino a Conguillio. Paramos justo en la entrada del sector de Captrén, dejamos el furgón ahí y comenzamos a caminar, en 30 min encontramos nieve y nos pusimos los esquíes, comenzábamos a randonear. El día estaba cambiante, el mal tiempo se aproximaba. Fue un largo día subiendo la cara norte del Llaima, nueve horas nos costó llegar hasta el borde del crater, donde se nos tapaba a ratos y no podíamos ver nada. Solo unos minutos, una foto y bajamos. Al comienzo muchas coliflores de hielo, había que esquiar con cuidado, luego la nieve estaba bastante buena. A mi me costó bastante ya que la nieve estaba cambiante y yo andaba con mis esquíes de telemark. Abajo la nieve estaba pegajosa y complicada, tuvimos que esquiar con precaución. Se nos acabó la nieve, nos sacamos los esquíes y caminamos de vuelta al furgón. En el furgón nos esperaban con cervezas y nos fuimos a la orilla de la laguna Captrén para disfrutar un momento en el hermoso entorno que ofrece.
 Desde Malalcahuello y sin mayor apuro partíamos rumbo a Pucón. Pasado mediodía llegábamos a instalarnos en una hostal, luego dejamos a la gente para que paseara mientras que con Alex nos íbamos a preparar el asado de cordero. Hicimos pebre, papas cocidas y pusimos el cordero al palo. Más de 3 horas asando y la gente llegó para cenar. Quedaron impresionados. Rápidamente comenzamos a servir y a disfrutar del exquisito asado, pebre y todo lo que había. Todos se fueron a acostar felices y preparados para subir al Villarrica.
Por la mañana subíamos al centro de esquí, el día estaba un poco cambiante, algunas nubes que a ratos aparecían y desaparecían. había bastante nieve, nos pusimos los esquíes justo al salir del auto y comenzamos el tour. Tranquilos en 6 horas llegamos a la cumbre y sin sacarnos los esquíes en ningún momento. La cumbre estaba un poco nublada pero igualmente impresionante y hermosa, la gente se encontraba feliz y tomaba fotos. Decidimos bajar por la cara este, mirando al volcán Lanin. Una fuerte pendiente pero con muy buena nieve. A ratos no veíamos nada pero mantuvimos el grupo junto y salimos de las nubes sin problemas. continuamos esquiando las agradables laderas del volcán Villarrica de vuelta hasta el furgón, donde Max nos esperaba con unas heladas y ricas cervezas, celebramos y regresamos a Pucón.
Luego viajaríamos hasta Puerto Varas, donde vendrían 2 días de mal tiempo. El primer nos fuimos al parque Alerce Andino a recorrer un par de senderos y ver un milenario Alerce. El segundo día se supone iríamos al volcán Osorno pero seguía malo en tiempo así que fuimos a los saltos de Petrohué y al lago todos los Santos con la gente. El tercer día por fin nos dio una oportunidad. Por la mañana nos fuimos hasta el centro de esquí, no quedaba mucha nieve. Nos echamos los esquíes al hombro y caminamos durante 20 minutos hasta tomar la primera lengua de nieve, desde ahí nos fuimos para arriba por buenas pendientes de nieve. A rato aparecían manchones más duros por lo que utilizamos las cuchillas. Tomamos hacia el norte para subir la parte final por sectores más seguros. Nos sacamos los esquíes para caminar entre las coliflores de hielo y salir a la cumbre. Ahí todos juntos celebramos haber subido todos los volcanes que comprendía el tour. Bajamos desde la cumbre misma esquiando, con cuidado por las coliflores y luego disfrutando de una agradable nieve primavera hasta el centro de esquí. 
Aquí terminaba el tour, algunos continuaban al sur, otros de vuelta a Santiago, pero todos muy felices y agradecidos de haber realizado lo que queríamos, esquiar 6 volcanes!